Blas Acosta y Gregorio Pérez exigen una rápida acción de la Justicia para aclarar el intento de chantaje

Blas Acosta y Gregorio Pérez 1


• La asesoría de empresas de la que era socio Acosta fue contratada por el Grupo Dunas y Gregorio Pérez padre en 2002 y 2003

• Acosta fue concejal con posterioridad, en junio de 2003, y de un área sin relación con el estudio de viabilidad económica encargado

• El pago por dicho estudio –muy distante del elevado precio publicado- fue satisfecho a la asesoría en los plazos acordados y declarado puntualmente a Hacienda

• La filtración interesada de la investigación policial sobre una extorsión a un empresario, y su clara tergiversación política, es un episodio oscuro que debe aclarar la Delegación del Gobierno en Canarias

• Esta filtración pone en riesgo a la víctima del intento de extorsión, de la que se publican su nombre y fotografía

Blas Acosta y Gregorio Pérez exigen y agradecen una rápida acción de la Justicia para aclarar el intento de chantaje del que ha sido objeto el empresario. La filtración interesada de la investigación policial sobre este hecho, y su clara tergiversación política, es un episodio oscuro que debe aclarar la Delegación del Gobierno en Canarias. Esta filtración pone en riesgo a la víctima del intento de extorsión, de la que se publican su nombre y fotografía.

Blas Acosta y Gregorio Pérez recuerdan que los supuestos delincuentes están detenidos y que son estas personas las sospechosas de haber cometido un delito.

Blas Acosta y Gregorio Pérez hacen hincapié, ante la lectura equivocada y políticamente tergiversada de la filtración, que la asesoría de empresas de la que era socio Acosta hace más de una década fue contratada por el Grupo Dunas y por Gregorio Pérez padre entre 2002 y 2003.

Los trabajos para los que fue contratada dicha asesoría –un estudio de viabilidad económica para la compra/venta de un hotel- concluyeron antes de junio de 2003, fecha en la que Blas Acosta tomó posesión de su acta de concejal de Urbanismo. Blas Acosta abandonó su participación en dicha asesoría de empresas una vez se incorporó a la gestión pública.

Blas Acosta y Gregorio Pérez llaman la atención, además, sobre el hecho de que el estudio de viabilidad económica contratado por el Grupo Dunas y Gregorio Pérez padre (la compra/venta de un hotel ya construido) nada tenían que ver con las competencias urbanísticas que, con posterioridad, gestionó Acosta.

Blas Acosta y Gregorio Pérez destacan que el pago por dicho asesoramiento –muy distante del elevado precio publicado- fue satisfecho a la asesoría en los plazos acordados (2002 y 2005) y declarado puntualmente a Hacienda.

Por tanto, la trayectoria política de Blas Acosta -desarrollada en los últimos once años y con posterioridad a su trabajo profesional en la citada asesoría de empresas- nada tiene que ver en los graves hechos delictivos denunciados por Gregorio Pérez y que investiga la Justicia.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *