El PSOE responsabiliza a Lloret, CC y PP del lío jurídico en el que están metiendo a Fuerteventura con las renovables y les exigirá que asuman ellos las consecuencias


El grupo socialista sostiene que para tratar de arreglar el problema de las deficiencias en la ordenación de las renovables están generando otro mucho mayor: la inseguridad jurídica y ahuyentar inversiones

Desde el PSC PSOE alertamos que este Cabildo está entrando en una dinámica muy negativa: ineficaz, oponiéndose a todo e incapaz de alcanzar acuerdos, precisamente cuando más falta nos hace sumar esfuerzos para superar esta grave crisis sanitaria, social y económica

Viernes 6 de Agosto de 2021

El Grupo Socialista en el Cabildo de Fuerteventura responsabiliza al presidente Sergio Lloret y a sus socios CC y PP del lío jurídico en el que nos están metiendo con el asunto de las energías renovables y les exigirá que asuman ellos las consecuencias jurídicas y económicas que pudieran derivarse de la suspensión cautelar de licencias que han aprobado sin contar con nadie porque nuestra Isla no puede permitirse pagar los platos rotos de las malas decisiones de este pacto de gobierno, y menos aún en la grave situación social y económica en la que nos encontramos actualmente. 

Para el PSC PSOE de Fuerteventura, el presidente Sergio Lloret, junto a los nacionalistas de CC y el PP que le apoyan en la Corporación, primero actuaron como negacionistas de la pandemia Covid19, llegando incluso a negar lo evidente con tal de oponerse y desacreditar al presidente Blas Acosta y sus esfuerzos por contenerla. Y no tenían suficiente que ahora también se convierten en negacionistas del reto contra el cambio climático y el desarrollo de las energías renovables, un asunto en el que están actuando como bomberos pirómanos y donde para tratar de solucionar un problema como es la ordenación y la planificación de la implantación de las energías renovables en la Isla van a provocar un problema aún mayor: la inseguridad jurídica, ahuyentar las inversiones y cargar sobre el presupuesto público los pleitos y las posibles indemnizaciones millonarias por los daños y perjuicios que se puedan derivar de sus decisiones. 

Al margen de las maniobras orquestales en la oscuridad a las que ya nos tiene acostumbrado Sergio Lloret, la demagogia que destila el PP afirmando una cosa en Madrid, otra distinta en Tenerife y otra aún más diferente en la Isla, y el trilerismo oportunista de CC que dice una cosa o la contraria según sople el viento, los hechos son que el pacto de gobierno aprobó con su ajustadísima mayoría en el Pleno de la Corporación, sin consenso con los grupos políticos de la oposición ni acuerdo con el Gobierno de Canarias, ni tampoco con el sector de las renovables, iniciar la elaboración de un Plan Territorial Especial, dando paso a una suspensión cautelar del otorgamiento de licencias que el propio Lloret estimó en la sesión plenaria podría ser entre cuatro meses y dos años de tiempo. 

La posición del los socialistas de Fuerteventura es clara en este asunto: Nuestra Isla no puede desperdiciar la oportunidad de gestionar adecuadamente su sol y el viento, dos recursos que pueden ayudarnos a diversificar nuestra economía, generar mucho empleo verde y hacernos muy competitivos para el desarrollo de proyectos sostenibles e innovadores. Por supuesto que estamos a favor de la planificación y la ordenación y de la implantación concentrada y no dispersa de estas energías así como el fomento de otros proyectos sostenibles, en sintonía con los objetivos 2030 de las Naciones Unidas y la Estrategia de la Unión Europea, España y el Gobierno de Canarias.

Nuestra preocupación surge porque, conociendo al señor Lloret y su gusto por enredarlo todo y no acabar nunca nada y observando el seguidismo de CC y PP, mucho nos tememos que la suspensión cautelar se prolongue en el tiempo provocando el efecto de ahuyentar inversiones y proyectos justo en el momento en el que más lo necesitamos y cuando la Unión Europea ha aprobado el mayor paquete de inversiones y ayudas públicas para este tipo de iniciativas. Es un despropósito absoluto que nos introduce en una dinámica muy negativa.

A conciencia pero sin medir consecuencias, el actual grupo de gobierno del Cabildo ha situado a Fuerteventura en una situación muy complicada: con el otorgamiento de licencias suspendido, el sector de las renovables en contra, todos pendientes de un debate parlamentario que debe abordar modificaciones de la Ley Eléctrica y la Ley del Suelo que seguro será aprovechado como campo de batalla política por los mismos que ahora dicen no querer hacer política con este tema, y mientras tanto perdemos tiempo, mucho tiempo, que deberíamos estar aprovechando para acceder a los planes de ayudas y financiación destinados al desarrollo de proyectos de las energías limpias y también oportunidades que ofrece la UE para el periodo 2021-2027, y por supuesto habrá que lidiar con las reclamaciones de los perjudicados por esta medida que lógicamente van a a reclamar sus compensaciones en los juzgados.

En definitiva al problema de las deficiencias de planificación y ordenación de las renovables en nuestra Isla le hemos sumado cinco o seis problemas más, algunos muy serios, y una vez más no se puede echar las culpas a nadie de fuera de Fuerteventura, todo se lo han guisado aquí en el pacto de gobierno de la Corporación insular, sin consultar con nadie y contra todos. Todo un ejemplo de gobernanza.

Y menos mal que hemos contado durante toda esta legislatura con la garantía del Gobierno de Canarias de que no se ha aprobado ningún proyecto nuevo –todos los proyectos actuales son los que fueron autorizados por el gobierno del presidente autonómico “nacionalista” Fernando Clavijo y en las legislaturas en las que también gobernaba en Fuerteventura un presidente nacionalista-, y también contamos con el compromiso de autolimitación del Ejecutivo autonómico en el sentido de que no se van a autorizar nuevos proyectos sin la conformidad del Cabildo y el Ayuntamiento correspondiente. Aunque tenga informe favorable de Impacto Medioambiental hasta que el Cabildo no lo estime no se tramitará la autorización. 

Estas garantías y compromisos del Ejecutivo autonómico hacen en realidad innecesaria, técnicamente hablando, la suspensión cautelar propuesta por el Cabildo y ponen de manifiesto el espíritu de colaboración administrativa y respeto hacia las Islas y sus singularidades por parte del Gobierno presidido por el compañero Angel Victor Torres, y hace también más evidente, si cabe, el ánimo de confrontación política constante que el presidente Lloret y sus socios de CC y PP pretenden trasladar a este asunto como a tantas cuestiones fundamentales, frenando todo, oponiéndose a todo y contra todos, y sin pensar en el interés general de nuestra Isla, precisamente cuando estamos afrontando una grave crisis social y económica. .

En relación a las declaraciones publicadas por el secretario general de CC en la Isla, y teniendo en cuenta que tanto este señor como su formación política han gobernado Fuerteventura durante varias décadas, a los socialistas majoreros no deja de sorprendernos como pueden comportarse de forma tan irresponsable y oportunista, mirando para otro lado en lo que respecta a su responsabilidad ya que fueron ellos quienes otorgaron en su dia las licencias que hoy tanto critican, mostrando muy poca altura de miras por facilitar que Fuerteventura participe de los retos y las oportunidades que se nos abren para el futuro. Han decidido conformarse con quedarse instalados en ese pasado en el que tan bien les fue, pero que afortunadamente para los majoreros y majoreras ya pasó. Esperemos que recapaciten.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *