La Oliva declara “obsoleta” la guagua municipal para venderla a la empresa que presta el servicio tras privatizarlo

Imagen de la guagua


“¿Qué hará el Ayuntamiento cuando no pueda pagar el servicio o concluya el actual contrato y no pueda retomar el servicio municipal porque ya no tiene guaguas?”
El Ayuntamiento se desprende del vehículo por 33.000 euros y tiene cinco conductores sin destino aparente tras la anulación del ERE

El grupo de gobierno del Ayuntamiento de La Oliva ha declarado “obsoleta” para el servicio municipal una de las guaguas adscritas a su parque móvil (de hecho, la que tenía mejores condiciones para su uso). Con esta declaración de obsolescencia en la mano, la ha vendido a la empresa que cubre el transporte de escolares en el municipio tras la privatización del servicio emprendida por este mismo grupo de gobierno.

La portavoz del grupo Socialista en el Ayuntamiento de La Oliva, Rosa Fernández, preguntó en Pleno por esta situación, que ha permitido al grupo de gobierno desprenderse del vehículo por un valor residual de 33.000 euros.

Fernández considera que esta venta es una compensación por la deuda que debe tener el Ayuntamiento con la empresa al no tener al día el abono de las certificaciones del servicio. Muestra su preocupación por los alumnos, ya que de confirmarse esta situación de impagos y compensaciones mediante la venta de vehículos, “¿qué hará el Ayuntamiento cuando definitivamente no pueda pagar el servicio o concluya el actual contrato y no pueda retomar el servicio municipal porque ya no tiene guaguas?”.

El pasado mes de diciembre el Ayuntamiento externalizó el servicio de transporte escolar por un importe, según recoge el Presupuesto, de 143.000 euros para el ejercicio 2013. Más allá de la fórmula de gestión y su coste, esta operación del grupo de gobierno reduce al mínimo el servicio de traslado de estudiantes. De hecho, se limita ya a los estudiantes adscritos a los IES de Puerto del Rosario. El servicio entre los IES de La Oliva se ha abandonado, igual que el transporte de colectivos sociales y deportivos del municipio.

Además, se produce la paradoja que el Ayuntamiento de La Oliva cuenta en su plantilla con cinco conductores, reincorporados tras la anulación del ERE que planteó y que fue rechazado por los tribunales. El destino de estos conductores dentro del organigrama municipal es, a día de hoy, una incógnita, máxime cuando acaban de perder su herramienta de trabajo: la guagua.
Rosa Fernández Rodríguez
Portavoz del PSC-PSOE en La Oliva

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *